Viernes 18 Agosto, 2017

(Apertura 2017) A. Atlético 2-3 Sporting Cristal: ¡Triunfo con nueve jugadores!

Foto: Prensa Sporting Cristal

Por Manuel Araníbar Luna

Quienes jamás han viajado a Sullana no se imaginan el calor que hace allá. No es una exageración decir que al medio día se puede freír un  huevo en el piso. Ahora imagínate, si jugando en esa candela con once  jugadores un  equipo termina deshidratado, con nueve desaparece. Sin embargo, el cervecero no desapareció, por el contrario, se multiplicó.

Arrancó el partido como se está haciendo costumbre entre los rivales de turno para robar las pelotas celestes en salida: ponen un par de sicarios con las motos encendidas para matar a traición. Y casi desde el pitazo casi madrugan a Piki, fue un talán que avisaba que no es momento para chiches innecesarios.

A los 5’ casi anotan los sullaneros en tiro libre. Si la cancha quema, la pelota debe estar hirviendo porque  Viana la suelta y da rebote. Se meten tres delanteros y uno de ellos la clava. Menos mal que el banderillero levanta el alacrán y la anula por mala posición. Ya Pablo les había dicho que prueben unos tiritos desde afuera, una práctica olvidada por los arietes cheleros todo este año. Tití manda una a rastrón que se la desvía Rivadeneyra. Fue el primer aviso. Sin embargo, para piña, a los 20’ un rechazo de cabeza del Piki que iba para Jair se lo agradece un delantero churre que habilita al compañero y define. Esta vez lo consiguen dentro de la línea roja y en el marco (del arco y de la ley).  1 a 0, y la piconería se le sube a la cabeza a los cerveceros.

TITIGOLAZO
Luego Titi ensaya un tititiro libre que choca contra  una pared de carne. Piña al cuadrado: le aparece la señal de “siga intentando”. Titi está piconazo porque hace mucho que no le da ni  al bull de la tómbola. Cinco litros de sudor más tarde le toca de nuevo la chance de otro tititiro en el mismo punto de donde siempre la clava, como si la infracción la hubieran  hecho adrede para que siga practicando. Titi agradece con una venia, se seca el sudor, escupe el chicle, y anota tremendo titigol con curva de chifle sullanero. La dispara casi igualita a la que le atajaron el pasado miércoles en el Pepe Díaz pero con más cintura. Y es que al Tití, cuando está inspirado, le salen del chimpún, más que pezuña, unos mortíferos tiros libres que terminan  enredándose en las piolas. Algunos desubicados arguyen que al arquero lo cegó el sol, que la capa de ozono se la puso el Zorro y que el Papa sabe rezar en jerga. Pamplinas, es  una tremenda folha seca bananera. Por último, digan lo que digan, es gol y que escondan la lengua donde no les dé el sol piurano.

EL DE IRVEN
Cinco grados Celsius más tarde, El Rayo e Irven se comunican por telepatía. Cuando uno va por la margen derecha del río Chira, el otro se mete al centro de Lima contra el tráfico, si uno se manda por izquierda el otro se mete en diagonal. Esta vez el Rayo se escapa al fondo a la derecha, no a los servicios higiénicos sino para mandársela a rastrón al Irven que le saca la guaracha un pasito a un marcador que lo había tenido  pegado con mocos durante todo el partido. Craso error, el Irven le gana el vivo hasta al mejor sepulturero y la cucharea por Arriba (Deneyra). Dos a uno y el cervecero primero transpira, luego se inspira y al fin respira, y los once se van al camarín. Es la última vez que regresan juntos los once, ya veremos el porqué.

VACUNA CONTRA EL DENGUE
Para el retorno a la lid, el once de la Florida se convierte en diez cuando el juez pinta de colorete a Jair.  La hinchada se preocupa porque el juez está con cara de seguir mochando al equipo. Así y con la lengua afuera la siguen peleando sin tirarse atroya, contragolpeando, atropellando, peléandolas todas. Luego, el once que ya estaba en diez se devalúa a nueve por dólar cuando el arbi-trucho pinta de rojo a Chavetita. No obstante,  el cervecero no pierde la mentalidad ganadora. La suerte está echada y el arquerito termina echado cuando el Irven lo vacuna contra el dengue con una ampolleta de Avilagol Forte. 3 a 1 y pareciera que el tablero se va quedar así. Sin embargo, el árbitro le hace caso a los cojumentaristas y, arguyendo que es mucha la diferencia, silba un penal que ejecuta Malingas. 3 a 2. Al borde de la insolación, Garay sopla la flauta y se mete a tomarse una cerveza. Los celestes regresan a Lima con tres puntos inmensos como mangos sullaneros. Ya era tiempo, buenas noches.

CODA

  1. ¿Qué le ha hecho el Sporting Cristal a los árbitros que casi no hay partido que no echen a un celeste o les cobren un penal en contra? Esta vez Garay echó  a dos y cobró un penal más dudoso que un billete de nueve soles. Que si el partido lo estira cinco minutos más Cristal se quedaba con seis puntas. Provecho Garay, te ganaste tu cebiche.
  2. Bien, no los vamos a calificar de héroes por haber ganado un partido con nueve players. Esto será cuando obtengan la estrella 19.  “Claro”, dirán algunos quitagustos, “a los churres también les expulsaron un jugador”.  Sí, pero a los celestes les expulsaron a los dos defensas laterales. Mientras tanto, por lo que ayer lograron, ¡gua paisano!, merecen celebrarlo al estilo sullanero, con una fuente de seco de chabelo con una buena damajuana de agua mineral.


elportalceleste.pe

Acerca de Manuel Araníbar Luna

Comentarios

RSSGoogle+FacebookTwitterYouTube
Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.
s