Lunes 27 Marzo, 2017

Por qué ser hincha del Sporting Cristal

Por Luis Jara Ornay

Hoy es de esos días especiales. De esos que uno puede lucir más que orgulloso la camiseta celeste por las calles. Hoy es el 61 Aniversario del glorioso Sporting Cristal, el equipo que nació campeón. Y me pareció una buena idea el compartir con los seguidores como fue que algunos de los que formamos parte de El Portal Celeste nos hicimmos hinchas del club.

 

Diego Cotrina (Redactor | @Diego_Cotrina)
Mi viejo me hizo hincha celeste desde pequeño, pero los primeros recuerdos que tengo de prender el televisor por mi cuenta para ver a Cristal, fueron los partidos de la Copa Libertadores frente a Rosario Central y la final perdida por penales frente a Alianza en el 2004. Desde entonces, no he dejado de alentar a mi Sporting Cristal, en las buenas y en las malas.

Edwin Quintanilla (Redactor | @EQuintanillaT)
Yo viví en un barrio del Rímac hasta hace un par de años. Estudié en un Nido ahí, cerca de La Florida. Mi papá es hincha de Cristal y me llevaba siempre al entonces San Martín, desde muy pequeño. Nos íbamos y regresábamos caminando, cantando las canciones que cantaba la barra. Fui hincha desde siempre. El sentimiento se hizo más fuerte cuando tenía 8 años y fui a todos los partidos del equipo en la Libertadores del ’97. Y ese sentimiento se mantiene hasta hoy.

Luis Jara (Editor General | @albto_)
Gracias a mi abuelo crecí viendo fútbol desde muy pequeño. Los primeros recuerdos que tengo son del lejano mundial de Estados Unidos ’94.  Y es aquel año que un club a nivel local arrasaba con cualquier equipo que se le venía encima: era la recordada Máquina Celeste. Sin embargo, yo tenía en casa la presión de elegir entre ser de Alianza (por mis tíos) o Universitario (por mis primos). Pero mi abuelo era tan sabio que comenzó a hacerme ver de lo distinto que era ser hincha del Sporting pese a no ser del club. Es así que, en el año 1996, junto a él vimos por televisión el encuentro por Libertadores entre Cristal y River. Aquella noche los celestes brindaron un recital de fútbol ante el que sería el campeón de América ese año. Desde ese día hasta hoy siempre estoy pendiente del equipo que me ha llenado tanto de alegrías como tristezas, pero de eso se trata cuando uno quiere. Y como para hacer inolvidable mi cariño por el club, debuté como corresponsal de la web argentina Pasión Libertadores justamente en un encuentro por Libertadores de Cristal ante Paranaense, que finalizó con triunfo rimense.

Ernesto Moreno (Director Adjunto | @Ernesto__Moreno)
¿Cómo fue que me hice hincha de Sporting Cristal?, es la pregunta que muchos me hacen. En esta breve historia mi padre tuvo un rol fundamental y determinante. Él en su juventud, antes de ser psicólogo, tuvo un breve paso como periodista deportivo en los 60’ en algunas radioemisoras limeñas. En ese ambiente hizo algunas amistades en el ambiente futbolístico. Una de ellas fue la que entabló con Manuel Mellán —ex centro delantero del Deportivo Municipal y hermano del recordado profesor Fernando «Cóndor» Mellán—, quien es nuestro vecino en Balconcillo (La Victoria), urbanización en la que vivo desde pequeño.
Es así que por intermedio de Don Manuel, y de la mano de mi padre y mi madre, mi hermano mayor y yo —por entonces con 8 y 5 años respectivamente— llegamos a la Florida, esto a inicios del año 1991, para pasar unas cortas, pero muy recordadas vacaciones futbolísticas recreativas en la academia del club Sporting Cristal. Lo curioso es que mi papá es hincha crema; sin embargo, siempre ha reconocido que la infraestructura e institucionalidad del club Sporting Cristal no tiene comparación alguna con otra entidad deportiva en el país, por lo que no dudó en ningún momento en aceptar la beca futbolística que nos otorgaron por ese verano.
Este hecho indudablemente marcó mi hinchaje: en mi caso el jugar con los diversos niños de la categoría 85’, dirigida por nuestro estimado profesor Fernando Mellán, pasear por las enormes instalaciones deportivas (era así cómo las veía) tomando nuestras deliciosas y frescas gaseosas Guaraná y apreciar el entrenamiento del plantel profesional fue fascinante y enteramente inolvidable. Un ambiente familiar irrepetible se daba en las bancas, pues las mamás de los muchachos hacían la fiesta alentando a sus hijos. Lejanamente recuerdo que a los niños mayores los dirigía el profesor Alberto Gallardo como también no olvido los rostros juveniles del “Chorri” Palacios con sus bigotes y un flaco y larguirucho Flavio Maestri, entre otros, a los que íbamos a ver al finalizar los entrenamientos y partidos de prácticas. Así nació mi cariño incondicional y eterno por el tradicional equipo del Rímac.

 

elportalceleste.pe

Comentarios

RSSGoogle+FacebookTwitterYouTube
Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.
s