Lunes 24 Julio, 2017

¿Qué es lo que pasa con Sporting Cristal a nivel internacional?

Foto: Conmebol

Por Fabricio Revoredo

Dos empates, de local, y una goleada en contra, de visita, es lo que nos deja Sporting Cristal en la Copa Libertadores, donde camina por la cuerda floja, para variar. Una eventual clasificación celeste a octavos de final es tan factible como que Perú llegue al Mundial de Rusia. Chances existen, pero la posibilidad es realmente minúscula. Además, por ahora sería injusto que el ‘Cervecero’ le robe algún cupo a Santos, Strongest o Santa Fe; equipos que, sin mucho, son vastamente más efectivos en cumplir los objetivos que se trazan en sus cotejos. ¿Cuál es nuestro problema, entonces? Vamos a ver.

MODO ATAQUE
Y es que el fútbol es simple. No se necesita tener una posesión recalcitrante para ganar un partido. En suma, Cristal te puede rotar la pelota durante 70 minutos por compromiso, pero no es capaz de generar al menos 10 minutos de situaciones de gol. No es la primera vez que un equipo llega a cerrarse a Lima y buscar el empate, como lo hizo The Strongest,  el martes pasado. El equipo boliviano le regaló a Cristal la opción de preocuparse meramente en anotar los goles, pues el esfuerzo defensivo de los celestes iba a ser mínimo esa noche. Pero los goles nunca llegaron. ¿Mérito de la visita?, ¿desmérito del local? Lo segundo, sobre todo.

¿De qué sirve hilvanar uno, dos, tres, cuatro pases seguidos en campo rival si es que nunca vas a hacer daño? A este Cristal le faltan ideas. Tiene jugadores de buen pie, quizás los mejores en el ámbito local, pero no están demostrando esa jerarquía que los hizo valer su llegada a tienda rimense. A estas alturas, uno pensaría que Joel Sánchez sería ya el abanderado de la volante celeste. Sin embargo, el juego que demuestra lo mantiene intrascendente en el verde.

Gabriel Costa es puro corazón e ímpetu, pero también vehemencia a más no poder. Se ha vuelto un ‘carrito chocón’ que, lejos de generar peligro, desperdicia posibles ocasiones de gol para su equipo. Poco o nada puede hacer Pedro Aquino, si es que no cuenta con esos socios que complementen su sacrificada labor en la recuperación del balón.

El buen pie de Lobatón no justifica la dosis de lentitud y predictibilidad que le da al medio campo de Cristal. El trajín de Libertadores no está para que ‘Loba’ arranque un partido. Eso se vio claramente en Colombia, cuando Santa Fe nos metió tres. En Libertadores, cada intento fallido de gol olímpico cuesta caro. Pisar la bola y retenerla, cuando nuestros extremos tienen la idea de salir a velocidad, cuesta caro. Cuando ‘Loba’ se enfrenta a recuperadores jóvenes y de buen resto físico, lamentablemente tiene todas las de perder.

Irven Ávila se quedó en Avellaneda, en ese gran partido que le hizo a Racing en 2015, y ya no es alternativa de solución en ataque. Ray Sandoval decidió simplemente botar su carrera al tacho y convertirse en uno de esos tantos jugadores que “si hubieran querido” lo hubieran logrado.

MODO DEFENSA
En un intento de meterme en la cabeza de ‘Chemo’ y buscar entender por qué conformó una defensa tan frágil e ineficiente, solo llego a una conclusión: el DT pensó que las virtudes ofensivas de Cristal terminarían por disimular sus carencias defensivas. Pues no, ‘Chemo’. Nuestro ataque no es tan increíble como para que otros equipos no terminen desnudándonos completamente cuando se ponen a tocar cerca de nuestro arco.

Cazulo te puede apagar incendios, pero no te puede salvar una temporada. Ni Abram ni Garcéz son centrales consolidados como para no tener que haber traído a alguien con más liderazgo y orden atrás. Espero que, tarde o temprano, esta pareja explote todo ese potencial que tiene adentro, pero, hoy por hoy, están lejos del nivel internacional que requiere un zaguero de peso. ¿Revoredo? ¿Es esa la apuesta para todo el año?

Cristal hace agua en cada pelotazo que le envían, por más inofensivo que este parezca. La defensa perece por errores inauditos (como el simple hecho de no poder calcular en que zona del área va a caer un pelotazo sin peligro aparente).

La celeste no cuenta con un líder atrás, que inspire respeto no solamente por actitud, sino por su prestancia y dominio en la posición donde juega.

Con jugadores que sobran (y jugadores que faltan) no puedes sugerir que tu equipo peleará algo importante en una Copa Libertadores. “Volver loco al rival” con tus toques a mitad de cancha no te da 3 puntos. Para vencer, hay que anotar y que no te anoten. Somos inefectivos arriba y abajo. Con eso seguiremos ganando torneos locales, posiblemente, pero siempre nos faltarán armas para pelear cosas realmente importantes.

elportalceleste.pe

Comentarios

RSSGoogle+FacebookTwitterYouTube
Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.
s