sábado 23 septiembre, 2017

Esto no es Sporting Cristal

Foto: Club Sporting Cristal

Por Aldo Alvarado

Anoche se produjo la gota que derramó el vaso. Un vaso que se llenó desde enero, con muchas gotas acumulada. Una ilusión destruida desde hace ya casi cuatro años. Prometí darle crédito. Prometí tener paciencia. Prometí esperar resultados. No se dan, me dirán, aún falta tiempo y espera un poco. ¿Un poco? Ayer vi un equipo sin alma, sin corazón, con esfuerzo propio de jugadores, pero sin sentido para jugar al fútbol: sin manual de “estilo”. Ese que le exigieron a Roberto Mosquera en el 2013, ese que no veo hasta ahora. A Mosquera lo botaron por no mantenerse en ese supuesto “manual”, a Mosquera lo botaron por no aceptar las exigencias de la dirigencia, por no dejarse imponer jugadores, por mantenerse en su línea y no permitir intromisión alguna en su trabajo. Qué manual de estilo ni que nada.

¿Qué hizo Cristal después? Si bien es cierto con Ahmed vimos buenos partidos, como aquel histórico triunfo ante Racing en el Cilindro de Avellaneda,  sacados adelante más que por garra y trabajo de jugadores, se campeonó porque teníamos el mejor plantel, pero luego se fracasó en Libertadores (otra vez más), con puntos imperdonables de perder (contra Táchira en Lima y Venezuela, por ejemplo, contra Guaraní de local y visita también). Con Soso, se trabajo muy tibiamente, pero igual fuimos eliminados, por no poder sostener resultados ante Huracán y el peor Peñarol que vi en mi vida.

Desearía poder seguir escribiendo, pero solo lograré más amargura en mi corazón que mi familia  no lo merece este fin de semana. Así es señores dirigentes. a mí, si me duele performances como la de anoche, a mí, si me duele no haberle ganado a los bolivianos el jueves, que no fui? Sí. no fui. Porque mi trabajo muchas veces no me permite hacerlo, pero mi corazón siempre estará allí, con los jugadores, con la hinchada. y mi protesta no es contra los jugadores. Ellos son profesionales que hacen el trabajo que el técnico les indica. Ellos para mí no tienen la culpa, salvo errores individuales que como seres humanos, a veces nos pasa. ¿Sí o no Cazulo?, y ¿crees que por eso te odiaré?, ¿crees que te tuve cólera’ No, el corazón que veo que dejas en cada partido solo me origina gratitud, respeto, admiración y cariño hacia tu persona. ¿Creen que no recuerdo aquel penal fallado contra Panaraense en el 2014? Sin embargo como grité aquel gol en Chiclayo, es que el problema nuevamente no eres tú, Horacio. Es que el problema no es de ustedes muchachos, el problema es del pensante. El problema ahora es de usted, Sr. del Solar, de usted que hace dos o tres años dejo de ser DT, para ser gerente deportivo, de usted que no sabe lo que es la pasión del hincha cervecero.

Sí, esa pasión que usted no conoce porque no ha sufrido como nosotros. Es de usted, que cuando siendo jugador siempre negó nuestra existencia. Esa hinchada que ahora le dice y le enrostra, esa que le dice que su crédito se acabó. Que ya no más partidos vergonzantes. Esa, que le dice que ya estamos eliminados de la Libertadores, una vez más. Esa, que le dice que de una vez dé un paso al costado. Y ustedes, señores dirigentes, por favor abran los ojos, abran su corazón, piensen en la hinchada a la que se les debe todo el trabajo del Sporting Cristal. A esa hinchada que está siempre, a veces no físicamente, pero con el corazón latiendo a  mil, aunque vayas último. ¿Acaso no se acuerdan del 2007? Esa hinchada que estuvo en el Lolo aquel día del incendio en 1991, en donde no dejamos de gritar y alentar, yo, metido entre la barra de Universitario gritando el gol de la Pepa Baldessari.

Yo me pregunto: ¿cuántos de los dirigentes actuales vieron y gozaron ese partido?¿Cuántos de los dirigentes actuales lloraron aquel 3 a 2 contra River en el Monumental de Núñez en 1979?¿Algún dirigente actual, a excepción del presidente Federico Cúneo habrá gritado el gol de Arrelucea a Boca en 1989? ¿Sí?, ¿Cuántos? Porque yo sí lo grite, yo sí vi aquellos partidos, porque siempre hemos sido hinchas, siempre hemos estado orgullosos del Sporting Cristal, pero ahora somos una lágrima. Como dice un muy querido amigo mío: “si los esposos Bentín, padres fundadores del club, ven a este Cristal se vuelven a morir”. Sentémonos a conversar, señores dirigentes, aún hay tiempo de corregir, la Copa, una vez más, ya fue, pero aún hay tiempo de corregir, de hacer un buen campeonato, de gritar un campeonato. No como el del año pasado que campeonamos con un cero a cero, pero sin un partido emocionante, lleno de color celeste en el estadio con la hinchada como siempre, pero siendo un partido sin latido fuerte, sin pecho caliente. Campeonamos. Sí, pero debemos campeonar como Cristal lo merece, como la historia manda: JUGANDO FÚTBOL. Mi sufrimiento y mi desazón me hace escribir esto, pero mi amor por Cristal hace que diga lo que opino. Salvo mejor parecer.

elportalceleste.é

Comentarios

RSSGoogle+FacebookTwitterYouTube
Seo wordpress plugin by www.seowizard.org.
s